El Honved: la caída de un gigante

Hay historias que deben ser recordadas cada cierto tiempo para que no caigan en el olvido. La historia del Honved FC es una de ella. En la actualidad, el Real Madrid está considerado el mejor club del siglo XX por la FIFA, entro otros méritos, por las cinco copas de europa que ganaron con Ferenç Puskas en sus filas. Santiago Bernabeu tuvo la valentía de traerle en el peor momento de su carrera, después de dos años alejado de los terrenos de juego, bajo de forma y exiliado de su país natal, Hungría. Lo que pasó después y el éxito con el Madrid ya es conocido por todos.

Años antes de emerger el gran Real Madrid  de finales de los años 50, que maravilló a toda europa con jugadores de la talla de Di Stefano, Puskas o Gento, hubo un equipo que dominó en un periodo de transición después de la Segunda Guerra Mundial. Fue una época en la que la repercusión mediática del fútbol no se había extendido tanto y donde solo se le daba importancia a las competiciones nacionales de cada país. Solo la Copa del Mundo, cada cuatro años, servía como escaparate internacional para las figuras del momento.

Eran los primeros años de la Guerra Fría, la mayoría de los países europeos del este se encontraban bajo el yugo de la antigua Unión Soviética. El comunismo se extendía en todos los ámbitos de la sociedad, incluido el fútbol. En 1949, El Kispest de Budapest, equipo de un joven Puskas, pasó a llamarse Budapest Honved cuando el Ministerio húngaro de Defensa tomo el control de club. Algunas de sus medidas fueron fichar a los mejores jugadores nacionales del momento y otorgarles la graduación militar. Puskas, por ejemplo, pasó a ser conocido como “El Comandante galopante”, en clara alusión a su juego veloz por la banda izquieda.

Los primeros años de la decada de los 50 fue de claro domino húngaro en el fútbol internacional. En 1952, la selección de Hungría se alzó con la medalla de oro en los juegos olímpicos de Helsinki y dos años después, llegó a la final del campeonato del mundo de 1954 en Suiza, perdiendo de manera inesperada la final ante Alemania. Dos años antes, concretamente un 25 de noviembre de 1954, Hungría humilló a Inglaterra en Wembley con un contundente 3-6. Jugadores del Honved como Czibor, Kocsis, Puskas e Hidegkuti, la columna vertebral magiar, dieron de una lección de fútbol a una selección que nunca había perdido un partido ante una selección de fuera de las islas. Pocas semanas después, de nuevo machacaron a los ingleses por 7-1, esta vez en Budapest.

Cronistas de la época como Tom Finney, que fue testigo directo del partido, dejo constancia de la supremacía húngara al declarar: “fue como una competición entre caballos de carreras contra caballos de tiro… Fue la mejor selección nacional contra la que he jugado nunca, un equipo maravilloso de ver con tácticas que no habíamos presenciado nunca antes”.

El Honved era la extensión de los éxitos de la sección de su país, ganando varias ligas en aquellos años y cosechando éxitos en los partidos amistosos que jugaban por europa. Todo pintaba de color de rosa, incluso después de la derrota inesperada de algunos de sus jugadores en el mundial del 54.

Pero el destino le tenía reservada una suerte distinta pocos años después por culpa de la política. En 1955 se decide crear una competición que permita a los equipos más fuertes del continente, medir sus fuerzas. El periodista del diario “L´Equipe” Gabriel Hanot, creó con el consentimiento de la UEFA, la “Coupe des Clubs Champions Européens”. Su primera edición, tendría lugar en 1956, con 16 equipos de 16 nacionalidades distintas, a excepción de Inglaterra, que no participó por decisión propia.

Durante la primera edición, justo cuando el Honved viajaba a Bilbao para jugar el partido de ida de la segunda ronda de la copa de europa, ocurrió una fatalidad que cambió el destino del club para siempre: el 4 de noviembre de 1956, las tropas rusas entraron en Hungría para sofocar la revuelta nacional contra el gobierno comunista. La eliminatoria contra elAthletic se perdió, pero eso fue lo de menos, ya que el peaje de aquel viaje no fue otra que el exilio durante varios años del club y en el caso de algunos jugadores como Puskas, de 25 años fuera de su país natal. Durante varios meses, vagaron por varios países de europa y latinoamerica jugando bolos, debido a que su prestigio atraía a muchos equipos. Tanto interés despertaban, que incluso equipo como el Real Madrid y el Atlético o el Real Betis y el Sevilla, unieron sus fuerzas para medirse al equipo magiar. Algo increíble.

Una vez sofocada la revuelta en Hungría, el gobiero pidió la vuelta del Honved a su país y aquí es donde vinieron los problemas. Algunos jugadores se negaron a volver, como el caso de Puskas, Czibor o Kocsis, que decidieron no volver y esto les produjo una suspensión de dos años sin poder jugar. Ya en 1958, vendrían a España para comenzar una segunda edad dorada, con Czibor y Kocsis en el Barcelona y Puskas en el Real Madrid.

De esta forma, se desmanteló uno de los equipos más potentes de europa pero que nunca ganó una competición internacional. Nunca se sabrá que hubiera pasado de no haber estallado aquella revolución, pero desde luego, aquel Real Madrid que diseñó Bernabeu para ganarlo todo, hubiera tenido un gran rival: el Honved.

Si queréis saber más sobre esta apasionantes historia, os aconsejo que leáis el articulo que escribió Jon Garay, divido en tres partes, en su blog de elcorreo.com

This entry was posted in Recuerdos Balompédicos. Bookmark the permalink.

4 Responses to El Honved: la caída de un gigante

  1. Sergio says:

    Tremendo Arte!!!! Recuerdo una colección de videos en vhs que tenía de pequeño con la historia de los mundiales y cuentan las andanzas de la selección de Hungría en el mundial del 54. Por entonces estaba considerada la mejor selección del mundo y era la clara favorita para ganar, pero incomprensiblemente perdieron la final contra Alemania cuando ya se habían enfrentado en la primera fase a ellos y Hungría les humilló no me acuerdo por cuanto, pero un 7-3 o algo así de escandaloso. Qué cosas tiene el furgol…

  2. Neth says:

    Y esa es precisamente la gracia de este deporte!

  3. chechu says:

    Qué pena la política que condiciona muchas cosas.

    En la historia de los mundiales tanto Hungría como Checoslovaquia han llegado a varias finales de la FIFA. Ahora Hungría debe estar peor que Albania en la clasificación esa que elabora la FIFA.

    Muy interesante los articulos históricos.
    Saludos Chechu

  4. María says:

    Arte, genial la historia, totalmente desconocida para mi.
    Has estado a la altura de mis expectativas, je.
    Muy buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *